Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La biblioteca secreta, de Haruki Murakami

Un cuento de tintes surrealistas sobre la soledad del ser humano.

El escritor japonés Haruki Murakami es un autor que no pasa desapercibido, a poco que te guste la literatura, y en los últimos años hemos visto una especie de boom suyo en las estanterías de las librerías: títulos como 1Q84, After Dark o Tokio Blues destacan en su bibliografía. Pero Murakami no solo ha cultivado la narración larga; otra de sus facetas es la elaboración de relatos donde también andan presentes sus temas comunes, de los que La biblioteca secreta es un buen ejemplo. La editorial barcelonesa Libros del Zorro Rojo repite con una nueva historia corta de su producción, tras el éxito de Sueños –también en formato ilustrado y volumen independiente–, y es que una cosa es segura: La biblioteca secreta es uno de esos relatos que no dejan indiferente.

La biblioteca secreta - Anciano
Entre los rasgos de Murakami destaca el surrealismo que impregna en la mayoría de sus obras, y La biblioteca secreta tiene mucho de eso: un niño, tras encontrarse con una versión un tanto macabra del señor Koreander –el librero de La historia interminable–, termina encerrado en los sótanos de la biblioteca del barrio. Y hasta ahí puedo contar porque eso, aderezado con algún punto fantástico como el hombre-cabra, es el germen de La biblioteca secreta, ni más ni menos. Murakami usa ese encierro como una metáfora de la existencia y la soledad, como un reflejo de los miedos del ser humano, aunque por supuesto el texto sugerirá algo distinto a cada lector.

Haruki Murakami
Lo que es innegable es que la edición de La biblioteca secreta es muy llamativa, porque cuenta con las ilustraciones de la alemana Kat Menschik, con cierto aire de cómic. Menschik repite después de Sueños con el beneplático del autor, y entre ambos logran sumergirnos en la lóbrega atmósfera del cuento, en cada pequeño capítulo que Murakami ofrece como una efectiva píldora literaria. El texto no nos durará ni un santiamén –son menos de treinta páginas si quitamos las ilustraciones–, pero como regalo literario viene que ni pintado, especialmente si la persona que lo va a recibir es fan de Murakami.

Sinopsis

La biblioteca secreta

El muchacho, en apariencia, solo quiere devolver dos libros y rebuscar un poco entre las estanterías. Pero en la sala de lectura se topa con el extraño bibliotecario, un anciano furibundo que lo introduce en el laberinto de la biblioteca y allí, lo encierra. En la mazmorra de papel recibe deliciosos manjares, servidos por un misterioso hombre-oveja y una bella muchacha muda. Poco a poco percibe que los límites entre los objetos, las personas y los espacios son cada vez más difusos.

La biblioteca secreta es una pesadilla kafkiana y al mismo tiempo una sensible historia sobre la pérdida y la soledad. Murakami construye a través de su habitual estilo, cargado de símbolos tan familiares como herméticos, una historia sutil acompañada por las turbadoras ilustraciones de Kat Menschik.

Inicia sesión y deja un comentario