Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La Brigada de la Muerte, el debut en español de Joseph D'Lacey

Una historia breve y directa al grano sobre anhelo, supervivencia e identidad. Y zombis.

La actualidad, más o menos. Una catástrofe indeterminada ha transformado a casi toda la humanidad en Transeúntes, criaturas sin alma y sin voz que vagan por el mundo con inagotable anhelo. En la Estación, que en realidad es poco más que un puñado de calles fortificadas, sobreviven alrededor de doscientas personas que se organizan en turnos semivoluntarios para formar parte de la Brigada de la Muerte, el comando que cada noche arriesga la vida para despejar el perímetro de Transeúntes.

The Kill Crew - Portada

¿Jugamos a las siete diferencias con la portada española?


En la Estación vive la protagonista de esta novela corta, Sheri Foley, narradora en primera persona de la historia. Su voz nos lo cuenta todo con un estilo directo, didáctico y sin contemplaciones, desde la dentadura que se ha dejado (literalmente) un Transeúnte al intentar arrancar un candado hasta sus propias sensaciones e impulsos. Sheri es adicta a salir de noche con la Brigada de la Muerte y dar sentido a su existencia eliminando Transeúntes. Además, se acuesta con Ike, un hombre que no le gusta demasiado, y protege a una niña llamada Trixie. Pero por supuesto, algo (o más bien varios algos) cambiarán todo eso y la obligarán a salir de la rutina y enfrentarse a lo desconocido.

Sí, es un libro de zombis. Y sí, comparte una buena proporción de la atmósfera y los recursos narrativos que hemos visto en otros muchos libros de zombis. Y aun teniendo en cuenta que La Brigada de la Muerte se escribió en 2009 y por tanto es precursora de muchos de esos otros libros, la historia suena a algo que ya habíamos leído varias veces. Suena, de hecho, a los relatos antiguos de Stephen King, a combinación de thriller, terror sobrenatural y miserias terrenales. No en vano la edición de Runas lleva una cita de King en portada. D’Lacey lo compensa con una escritura fresca y muy molona en ocasiones —la narradora pone nombre a sus armas y describe a su novio como alguien «sin una puta gota de personalidad», por ejemplo—, pero no logra borrar del todo la impresión (difícil de concretar pero impresión al fin y al cabo) de que esto ya lo habías leído antes.

Joseph D'Lacey

Joseph D’Lacey poniendo cara de intenso.


La novela tiene un componente social evidente, para el que no hace falta leer demasiado entre líneas pero que D’Lacey no te planta en las narices con grandes letras de neón (lo que es de agradecer) y que en todo momento permanece abierto a interpretaciones. Veamos: los refugiados, a grandes rasgos miembros de la clase obrera y gente práctica en general, están asediados por una masa de Transeúntes dominados por un ansia inagotable que anula todo raciocinio. Los supervivientes comparten; los infectados lo toman todo para sí. La época en que transcurre la novela se llama el Gran Silencio porque la humanidad es prácticamente una masa abotargada y sin voz, y los protagonistas apenas logran defenderse de la oleada invasora, apenas le hacen una mínima mella, y eso solo los más decididos y despiertos. (Aunque por supuesto, allí donde haya mente habrá enfermedades mentales.)

O por ejemplo, al principio del tercer capítulo Sheri describe así a los Transeúntes:

Llevan trajes elegantes, o falda y chaqueta. Gastan caros zapatos de piel. Van un poco desaliñados, un poco sucios. Te miran con ojos suplicantes. No saben hablar, pero sí gemir. Saben sollozar. […] Por Dios, si el mundo siguiera siendo el de antes les tomarías con fuerza en tus brazos, y les darías todo el amor y el dinero que pidieran.

Meat - Portada

La primera novela del autor.


La Brigada de la Muerte deja buen sabor de boca y se hace corta. Tiene un giro argumental bastante serio más o menos a mitad del texto que deja con ganas de saber más sobre la rutina de los protagonistas en la primera parte, y el libro transmite la sensación general de que habría admitido otros cuatro o cinco capítulos sin ningún problema. Pero creo que ese texto adicional habría jugado en contra del estilo ariete con que D’Lacey nos plantea su historia: Sheri va diciéndonos todo lo que necesitamos saber cuando lo necesitamos. Es una narradora eficiente y fiable, que si no nos cuenta algo es porque no lo sabe. (Y aun así, en una segunda lectura que yo he hecho más o menos en diagonal, para refrescar ideas, descubrimos entre las cosas que no sabe los indicios que apuntan a sus futuros descubrimientos.) Posiblemente, en realidad el autor clavó la extensión ideal para su historia.

¿Tenéis un rato muerto? Podríais emplearlo en cosas muchísimo peores que leer esta novela corta. Y a ver si alguien se anima a traducir más a D’Lacey, que seguro que merece la pena.

Sinopsis

La Brigada de la Muerte

Asediadas en un bloque de calles llamado la Estación, doscientas personas han sobrevivido el apocalipsis desde que comenzó el Largo Silencio. Hasta ahora. Nadie sabe qué ocurrió. Después de que anochece, miles de habitantes de la ciudad -ni vivos ni muertos- merodean por las calles en busca de los vivos. La Estación está bajo constante amenaza. Cada día, se echa a suertes quiénes serán los siete miembros de la Brigada de la Muerte. Su misión es simple: el exterminio. Sheri Foley ha descubierto que tiene el corazón de una superviviente y es uno de los miembros más implacables de la brigada. Pero dentro de la Estación hay otra clase de enemigos…

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “La Brigada de la Muerte, el debut en español de Joseph D’Lacey”

  1. […] Podéis leer otras opiniones más sesudas aquí: La Casa de El, El rincón de Koreander, Sagacomic, Fantífica. […]