Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La Corte de los Espejos, aventuras en el mundo de las hadas

Hadas, aventuras y mala leche en una de las primeras publicaciones de Fantascy.

No todos los autores de fantasía que inician su andadura en formato blog pueden alardear de dar el salto al papel. Parece algo que solo pueda darse en el extranjero, pero en España también tenemos algún ejemplo con el que sentirnos orgullosos. Es el ejemplo de La Corte de los Espejos de la ya no tan debutante Concepción Perea, porque aparte de nacer entre los billones y pentatrillones de bits que pululan por internet, la novela tiene además el privilegio de ser uno de los primeros libros con los que Fantascy empezó su andadura en el mundo editorial, hace ya dos años.

Nicasia Recorretúneles, por Lúa Garo.

Nicasia Recorretúneles, por Lúa Garo.


Para empezar, La Corte de los Espejos es claramente una novela de aventuras. Es cierto que los personajes no se pasan todo el rato viajando, pero cuando lo hacen se enfrentan a peligros, se adentran en lugares (como los subterráneos de la montaña TocaEstrellas para buscar la Ciudad de Piedra) y viven peligrosas aventuras allí. Dentro del tono aventurero y viajero, hay que resaltar que cada uno de los personajes tiene su rol definido en la historia que crea Perea, desde la mala leche y los inventos de corte steampunk de Nicasia hasta las habilidades picarescas del hombre gato de especie phoka, que resulta ser el otro gran protagonista de la novela. Y como en toda historia de papeles, hay inventores, hay pícaros, hay magos y hay guerreros.

Marsias el sátiro, por Leticia Morgado Rodríguez.

Marsias el sátiro, por Leticia Morgado Rodríguez.


Pero Perea, quizá debido a su larga trayectoria como jugadora de rol, ha pensado que, si el lector conoce la función de los personajes nada más empezar la novela, se aburriría y seguramente no llegaría hasta la página 663 (donde están los agradecimientos), así que ha incluido en la narración la «salsa secreta de la abuela» con la que todo autor debe condimentar su plato, que no es otra cosa que una buena dosis de misterios para que no sepamos hasta bien avanzada la historia lo que esconde cada actor de la novela y su papel en el conjunto de la fábula. En el caso de La Corte de los Espejos, es un doble gusto ir leyendo y darse cuenta de que no todo es lo que parece.

La Corte de los Espejos es, por las razones arriba expuestas, una gran novela de fantasía. Por sus personajes trabajados, por una ambientación feérica muy bien resuelta —y con unas hadas muy humanizadas en determinadas situaciones, otro de sus atractivos— y por el ritmo que imprime la autora a la narración, que, sumado a la precisión con la que está medida la duración de los capítulos, logra que siempre encontremos una razón para seguir leyendo «una página más y me voy a dormir».

Nicasia Recorretúneles de nuevo, según la ilustración de Carolina Bensler.

Nicasia Recorretúneles de nuevo, según Carolina Bensler.


Pero no todo van a ser alabanzas, ¿no? De acuerdo, no tengo muchas cosas negativas que achacar a la novela, pero algunas sí se me ocurren. En primer lugar, habría deseado que cada raza de TerraLinde tuviera aunque fuese una o dos líneas de descripción, ya que en ocasiones todo el trabajo queda para la imaginación del lector a la hora de poner rostro, indumentaria o cualidades físicas (orejas, cabello, color y forma de ojos o cola) a los personajes. En casos concretos, como los goblins, sí queda claro qué tipo de criatura son, mientras que para otros que toman su referente de la mitología, como los cluricanes, el lector no tiene necesariamente que conocer su aspecto. Vamos, que la novela podría haber incidido más en descripciones, e incluso diría que me habría gustado algo más de color que reflejara la viveza de la ambientación y sus habitantes.

Pero no me malinterpretéis, descripciones hay —a veces demasiado esquemáticas, eso sí—, y una novela más abultada no tendría el buen ritmo que tiene esta. En mi opinión, La Corte de los Espejos es un diamante al que le han faltado alguna arista por pulir y que a cada lector satisfará de una forma distinta. En mi caso, una ambientación de hadas y un mundo mágico, vivo con los elementos que ya tiene, es suficiente para conquistarme. Sumado a una buena narración y unos personajes interesantes, claro.

Concepción Perea, la madre literaria de Nicasia Recorretúneles.

Concepción Perea, madre literaria de Nicasia Recorretúneles.


La segunda y última queja sobre La Corte de los Espejos tiene que ver con la propia edición. Como novela de fantasía ambientada en un mundo imaginario como TerraLinde, me parece imperdonable que no haya un mapa, un esquema o algo. Acostumbrados como estamos a que todas las novelas de fantasía tengan un mapa para que el lector se oriente por el mundo, o simplemente como guía para ver donde están los personajes o dónde están las ciudades, no sé por qué La Corte de los Espejos no tiene uno. Como tampoco me explico la ausencia de una guía de criaturas o lugares, que a falta de mapa buenas son bellotas.

Ya para acabar, decir que si todavía no habéis leído La Corte de los Espejos, o tenéis la novela en la estantería para leerla cuando haya una conjunción planetaria o algo similar, estáis tardando. Posiblemente estemos ante una de esas novelas que con el tiempo podrían terminar olvidadas en el imaginario popular, quizá en parte por su portada, en mi opinión demasiado genérica, y que no reciba la atención que merece por tener firma española o por no contar con un respaldo cinematográfico. Y sería una lástima, sobre todo por lo mucho que tienen que ofrecer todavía sus continuaciones.

Sinopsis

La corte de los espejos

TerraLinde, un reino donde las hadas no creen que los humanos existan, una vieja ciudad que fue decisiva durante la Guerra de la Reina Durmiente. Han pasado años desde ese cruento conflicto que dejó tras de sí una paz delicada, una larga lista de rencores y un trono inestable.

Allí viven Nicasia, una knocker del gremio de ingenieros, y Dujal, un phoka demasiado aficionado al riesgo. Ambos llevan años enzarzados en un pulso de poder en el que Marsias, un apacible sátiro dueño de un burdel, trata de mediar como puede. El asesinato de Manx, tutora de Dujal y compañera de armas de Marsias y Nicasia, los obligará a unirse para encontrar a los culpables. Juntos emprenderán una investigación que los llevará desde los bosques de los centauros hasta las montañas de TocaEstrellas, habitadas por los feroces goblins. Y siempre perseguidos por la larga sombra de la misteriosa Dama RecorreTúneles.

Inicia sesión y deja un comentario