Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Que no falten motivos para jugar a los últimos videojuegos de Batman

Los juegos más recientes protagonizados por Bruce Wayne son un must have si gusta el personaje, pero eso ya lo sabes.

El Batman Day se acerca y vamos a ir asfaltando el camino con un pequeño repaso por los juegos desarrollados por Rocksteady Studios que se centran en la figura del Caballero Oscuro. Esta compañía afincada en Reino Unido tiene en su haber una lista de juegos bastante escasa, pero dejando de lado el discreto Urban Chaos que sacaron hace casi una década, donde verdaderamente han despuntado ha sido con las tres entregas protagonizadas por Batman —el cuarto juego, Batman: Arkham Origins, es una precuela y lo desarrolló Warner Bros. Montreal—, que, salvando la nefasta optimización de la versión para PC de Batman: Arkham Knight, son canela fina, aventuras que todo aficionado al mítico personaje de DC debería jugar en algún momento.

Batman: Arkham Asylum - Batman
De acuerdo, los juegos de la serie «Arkham» no suponen lo que se dice una revolución en el mundo de los videojuegos, pensarán algunos, y no dejan de presentar mecánicas parecidas a las de otros títulos (salvo el combate, elemento que ha copiado el multipremiado Sombras de Mordor), pero tienen la importante diferencia de que en ningún juego otro vas a encontrar una ciudad de Gotham tan magníficamente recreada, ni unos personajes tan bien modelados e introducidos en las aventuras del Hombre Murciélago como en los juegos de Rocksteady.

Razones de peso para adentrarse en las aventuras del murciélago hay unas cuantas: el guión, la variedad de situaciones, lo trabajado de los personajes, la atmósfera de Gotham y, en general, el acabado último de cada juego y la sensación que dejan por separado y como un todo, porque se trata de una saga cuyas entregas principales es recomendable jugar en orden. Indaguemos en los que, en mi opinión, son los tres aspectos fundamentales que hay que tener presentes para decidirse a probar los juegos de Batman de Rocksteady.

Los personajes y la ambientación: a tortas con el Joker

Batman: Arkham Asylum - Joker
Los juegos son la historia de Batman, no hay más. Vale, sí que hay más, como el hecho de que un Batman sin villanos ni aliados no sería lo mismo. Desde el momento en que cruzamos la entrada del manicomio Arkham acompañando a un para nada asustado Joker en Arkham Asylum, empezamos a conocer a Batman y se nos presenta paulatinamente su plétora de habilidades, comprendemos que el Murciélago es solo un actor en un tinglado mucho más grande, que personajes como el Joker acaparan toda la atención y son tanto o más importantes que el propio Bruce Wayne: el Joker, Harley Quinn, el comisario Gordon, Hiedra Venenosa, Cocodrilo Asesino, los guardias del hospital, Mr. Freeze, Ra’s al Ghul y su hija Talia, el Pingüino, Catwoman, Nightwing, Deadshot, el Espantapájaros, Dos Caras y un largo etcétera. Personajes que los lectores de los cómics conocen bien y aquí se nos presentan con toda su idiosincrasia, porque cada uno de ellos tiene una función determinada en el relato y ya sabemos de qué pie cojean todos.

Batman: Arkham Origins - Mascara Negra
La trama y la relación de cada personaje con el argumento de los juegos se va presentando conforme avanzamos en la historia, y aunque siempre hay un villano que cobra más relevancia que los demás (véase el Joker), todos aportan su granito de arena y hacen que Gotham sea la ciudad que es. El modelado de cada personaje por parte de Rocksteady es impresionante, no solo gracias al potente motor gráfico que en su momento derrochaba calidad por los cuatro costados y en realidad todavía lo hace —menos mal que son juegos que no quedan desfasados a los dos años—, sino por el mimo que ha puesto la compañía haciendo que cada uno tenga un aspecto visual impactante e indistinguible.

Mi favorito es el Joker, sin lugar a dudas. La forma con la que lo han dotado de vida en la pantalla y la más que generosa ración de animación que le han añadido lo convierten un personaje memorable en el mundo de los videojuegos. Ni que decir tiene que el conflicto principal de los juegos es la lucha del murciélago contra el Joker, algo de esperar puesto que es el antagonista por excelencia de Batman. La relación entre ellos es complicada: ninguno puede vivir sin el otro, son opuestos pero en el fondo bastante parecidos. Juguetes rotos al poder.

Batman Arkham Origins - Frío
¿Y qué decir de la ambientación? Nadie habría pensado que una ciudad como Gotham pudiera convertirse en el escenario para cuatro videojuegos de factura tan impecable. Los efectos climatológicos como lluvia, nieve o viento, el sonido de las sirenas de policía de fondo o el ondear de la capa de Batman, el diseño de las puertas, ventanas y edificios, el vestuario de los enemigos, las caras de payaso y las dentaduras de broma, los escalofriantes sonidos de carcajadas e incluso las camillas o la morgue del hospital ayudan sobremanera a que el jugador se zambulla en Gotham de una forma que no se había conseguido hasta ahora. Es imposible no sentirse intimidado al recorrer los pasillos del manicomio con las sillas de ruedas dejadas de cualquier manera o descender hasta la antigua ciudad de Gotham y no sentir que viajamos hacia un pasado muerto. Si todavía no los habéis probado, jugad con cascos a buen volumen, solos en vuestra casa y de noche. La experiencia es muy distinta.

El guión y las mecánicas: como ser un buen murciélago

Batman: Arkham City - Combate

Los guionistas de Rocksteady (y de Warner Bros. Montreal, aunque Arkham: Origins es un pelín menos interesante) se han ganado el pan haciendo que los juegos tengan una historia interesante, atractiva y sin bajadas de interés. Los juegos pertenecen al género de aventuras, y haciendo honor a su nombre la variedad de situaciones es abundante y logra que no nos aburramos en ningún momento, porque no hay nada más triste que un juego de aventuras que nos deje indiferentes.

Para que la historia avance como la seda y vayamos descubriendo nuevas zonas —impagable la antigua ciudad de Gotham en Arkham City y el parque steampunk-futurista que viene antes de acceder a ella—, los desarrolladores han puesto a nuestro alcance todas las habilidades y cachivaches de Batman. Lo único que he echado de menos es poder controlar alguno de los vehículos de la marca Batman en las dos primeras entregas de la trilogía (algo que han solucionado en Arkham Knight), pero lanzar batarangs, atraer a los matones con la batgarra para darles un sopapo después, descifrar sistemas de seguridad con nuestro encriptador, lanzar bombas de humo, colgarnos de las gárgolas cual murciélago o planear con la capa para desplazarnos a nuestro antojo por el mapeado y poder llegar hasta donde nos dé la gana es todo un gustazo.

Batman: Arkham Asylum - Batman
Esas mecánicas, que sin duda facilitan la tarea de desplazarse por un juego sandbox en toda regla, son necesarias y se complementan con las misiones donde no podemos ser descubiertos y los combates cuerpo a cuerpo (similares a los de «Assassin’s Creed»), donde uno de los aspectos más divertidos es poder hacer combos a nuestros adversarios gracias al entrenamiento marcial del personaje, ya que la acción forma parte del día a día de Batman.

Bruce Wayne será la figura principal del juego, pero también tenemos el aliciente de controlar otros personajes como Catwoman o Batgirl, en Arkham City y Arkham Knight respectivamente. Es una estupenda idea poder manejar personajes con un punto de vista distinto de la historia y unas habilidades también diferentes (en el caso de Catwoman, puede trepar por las rejas y alcanzar lugares inaccesibles para Batman).

Entra sin miedo: DC para no iniciados

Batman: Arkham Asylum - Cocodrilo Asesino
Una de las principales virtudes que tienen los juegos de Rocksteady es que puede jugarlos cualquiera, aunque no esté versado en el universo DC, incluso si nunca se ha leído un cómic de Batman en la vida. Sin embargo, es aconsejable tener presente que los juegos están protagonizados por un justiciero disfrazado de lo que más le aterroriza y que trata de hacer de Gotham una ciudad un poquito más respetable. Pero claro, se trata de Batman, un auténtico icono de la cultura popular del que todos hemos oído hablar en algún momento, o como poco hemos visto alguna película de Tim Burton o Christopher Nolan.

La trilogía «Arkham» y Origins son ideales para todos aquellos que sientan curiosidad por las aventuras de Batman y quieran adentrarse en el universo del Caballero Oscuro pero no tengan tiempo, dinero o ganas de coger alguno de sus cómics. Es imprescindible recalcar que el equipo encargado del trasfondo de los juegos ha hecho un trabajo magnífico a la hora de presentar los personajes al neófito, explicar la relación existente entre todos ellos y, en general, contarle al jugador los secretos de la ciudad de Gotham, las manías, costumbres y vicisitudes de todos sus actores. Porque Gotham es una ciudad muy viva, oscura, malvada y deprimente, cuyo principal atractivo en mi opinión es ese gusto por lo noir y por las alusiones literarias (¿quién ha dicho Alicia?). Rocksteady ha hecho un grandísimo trabajo trasladando el sabor de las historias del Caballero Oscuro a nuestras pantallas, respetando al máximo el sabor de los cómics y las películas.

Batman: Arkham City - Trailer
Estad atentos los próximos días, porque os traeremos la reseña de Batman: Arkham Knight, el último y definitivo juego publicado por Rocksteady sobre el Hombre Murciélago, cerrando así la trilogía «Arkham». Está claro que Rocksteady ha dejado el listón tremendamente alto y cualquier aproximación posterior al Hombre Murciélago en videojuegos tendrá que ponerse mucho las pilas si quiere llegar a ser tan memorable como la de esta saga.

Inicia sesión y deja un comentario