Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Bayonetta 2, la perfección hecha bruja

Platinum Games se supera con un clásico instantáneo del género hack'n'slash.

¿Recordáis aquellos tiempos en los que los videojuegos ponían a prueba vuestros reflejos y poco más? ¿Esos en los que la historia y la ambientación eran un telón de fondo, una excusa para dar profundidad y llamar nuestra atención? Pues Bayonetta 2 es eso y mucho más. Aquellos que conozcan la primera entrega de la saga ya vendrán sobre aviso de lo que van a encontrar en esta segunda parte. Aquí no hay cambios en las mecánicas para contentar al gran público. Bayonetta 2 es más de lo mismo y mucho, mucho más pasado de rosca.

Después de las escasas ventas que la primera entrega de la saga tuvo en Xbox 360 y PlayStation 3, pintaba muy negro que un título de sus características tuviera continuidad. Pero Nintendo supo ver el potencial de Platinum Games y del equipo de Hideki Kamiya y compró la licencia para continuar la saga en exclusiva para su Wii U. El resultado es todo lo que los aficionados a los hack’n’slash podrían esperar y más, pero vamos por partes.

bayonetta2_01

Ángeles, demonios, dioses del caos… A tope

Para resumir a grandes rasgos la trama de Bayonetta 2, se podría decir que la bruja tiene que viajar al mismísimo infierno para salvar a una de sus compañeras, que ha acabado allí por su culpa. Y como era de esperar, por el camino se las verá con adversidades varias como ángeles, demonios o dioses del caos: nada del otro mundo. Pero la gracia de Bayonetta, y de Kamiya y Platinum en general, es el exceso con el que todo esto se representa en la pantalla. Los tacos —que destacan gracias a una localización al castellano más que correcta—, las situaciones absurdas y los enemigos de tamaño exagerado son las herramientas con las que juega el equipo de desarrolladores japoneses para mantener la atención de los jugadores, unos jugadores que muchas veces no tendrán ni idea de lo que está pasando y solo desearán que llegue ya el próximo tramo jugable en el que castigar a los enemigos.

En Bayonetta 2, la trama es ese momento aburrido en el que no tenemos el control de nuestro personaje y no estamos manoseando el controlador. Se podría resumir en un par de líneas y está llena de clichés y de situaciones cuestionables. Se podría criticar duramente alegando que hay que cuidar más los guiones de los videojuegos. Pero luego llega Kamiya y te planta un nivel que parece sacado del mismísimo After Burner en medio de un juego de acción en tercera persona, y se te cae el alma al suelo ante tanta genialidad. ¿Qué más da lo que nos esté contando el juego si cada combate es un mundo de posibilidades en el que lo pasamos pipa?

bayonetta2_02

Los poderes de la bruja de Umbra

Lo grande que tiene Bayonetta 2, y lo que lo convierte en uno de los mejores juegos de los últimos años, es por supuesto (y como debería ser en todos los videojuegos) su jugabilidad. En la práctica parece simple: tenemos un botón para saltar, otro para puñetazos, otro para patadas, saltar y esquivar; pero llegar a dominarlo se puede convertir en toda una odisea, y ahí es donde radica la gracia del asunto. Para empezar, esquivar en el momento adecuado es uno de los pilares básicos sobre el que se cimienta la jugabilidad. Haciéndolo activaremos el Tiempo Brujo, un par de segundos a cámara lenta que nos vendrán de perlas para empezar las combinaciones de golpes con las que acabaremos con nuestros enemigos. No hay mucho más que contar y el juego entero se podría resumir así, pero todo cobra sentido cuando vemos la longitud de la lista de las combinaciones de botones y le sumamos las particularidades de cada arma disponible. Multiplicad.

Cierto es que todo esto ya se podía encontrar en la primera parte de la saga. Ahora, Bayonetta 2 toma esa fórmula y la lleva al extremo. Para empezar, permitiéndonos guardar dos sets de armas en manos y piernas que podemos cambiar tan solo pulsando un botón. Esto nos permitirá rizar el rizo en los combos y tener hasta cuatro armas distintas con las que acribillar a nuestros enemigos. Y no son pocas las técnicas que tendremos a nuestra disposición para la tarea. Como decíamos, la lista de combinaciones de Bayonetta 2 puede llegar a ser apabullante y, lo que es mejor, es muy exigente en la sincronización y requiere una memoria dactilar bien desarrollada. En otras palabras, todo lo que un aficionado a los hack ‘n’ slash espera encontrar en un videojuego.

Bayonetta 2 - Patada giratoria
Por si fuera poco, Bayonetta 2 se desprende de alguno de los lastres de su primera parte al eliminar casi por completo las secciones de exploración y de puzles. ¿Qué queda? Un juego de acción desenfrenada que, aunque parezca imposible después de disfrutar de su prólogo, va de menos a más y acaba con un final explosivo que nos deja con un tremendo vacío existencial. Y también con ganas de volver a empezar el juego en una dificultad más elevada.

Nos ha llevado poco más de 12 horas terminar el juego en Clímax 3.º, que es lo que viene a ser el nivel difícil. Eso, incluyendo cientos de objetos para desbloquear en la tienda y también un nuevo nivel más difícil todavía en el que nos han aplastado sin piedad en el primer par de segundos de la primera fase: la cosa promete. Los juegos de Platinum Games no destacan por su longitud pero, aparte de haber hecho los deberes en ese sentido —una media de 10-11 horas para una primera partida no está nada mal—, la cantidad de objetos y secretos desbloqueables es abrumadora, tenemos niveles de dificultad para aburrir y conseguir la partida perfecta puede llegar a ser toda una epopeya: estos niveles están divididos en secciones con su puntuación individual y es muy complicado llegar al «Platino Puro», lo que viene a ser la puntuación perfecta, en cada una de ellas. Y para rematar, todo ello a 60 FPS estables, lo que se agradece muchísimo en un juego tan rápido como este.

bayonetta2_03

Para los más exigentes

Pero no todo iban a ser cosas buenas. Bueno, en este caso sí, pero con un par de peros. Bayonetta 2 no es un juego para todos los públicos, y no en el sentido que estáis pensando. Es un juego exigente que requiere de jugadores exigentes que disfruten poniéndose el listón cada vez más alto. Aquellos que jueguen para aporrear botones tranquilamente mientras ven los vídeos y disfrutan de la historia del juego se van a aburrir en un par de partidas. Y eso que Nintendo también ha puesto las cosas fáciles añadiendo un nivel de dificultad más sencillo y controles táctiles con el Gamepad.

Buscar el combo perfecto, hacer un nivel más rápido, probar todas las combinaciones de armas posibles y dominar cada una de ellas, encontrar todos los secretos y comprar todos los desbloqueables son las mejores maneras de disfrutar del juego. Esto no va de sentarnos en el sofá a disfrutar de una trama digna de las mejores películas de Hollywood o de «presionar F para mostrar tus respetos». Bayonetta 2 va de sentarnos al borde del sofá para insultar al televisor cada vez que nos falle la sincronización en un combo o fallemos un Tiempo Brujo clave.

Si sois de ese tipo de jugadores y echáis de menos algo así, preparaos para disfrutar del juego perfecto.

Sinopsis

Bayonetta 2

Nacida de la unión prohibida entre los Sabios de Lumen y las Brujas de Umbra, la poderosa bruja Bayonetta viaja desde un pasado lejano al tiempo presente. Con su grácil estilo de lucha e incomparables poderes mágicos, es capaz de cautivar y aterrorizar a sus oponentes en sus momentos finales. Armada con nuevas armas y habilidades, Bayonetta abruma a sus enemigos con sus nuevos movimientos y ataques. Gracias a la magia, puede desatar una nueva habilidad llamada Clímax de Umbra para invocar monstruos demoníacos y propinar poderosos ataques repetidamente.

Inicia sesión y deja un comentario