Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

King’s Quest: A Knight to Remember, respeto y buen hacer

El primer episodio del reinicio de una aventura clásica es un gran ejemplo de cómo revivir una franquicia.

Supongo que no soy el único de por aquí que recuerda las aventuras del rey Graham y su familia en el reino de Daventry, creadas por Roberta Williams en 1984 y publicadas por la extinta (y ahora resucitada) Sierra. En las ocho aventuras que componen la serie principal, nuestro protagonista y los suyos tenían que vérselas con todo tipo de situaciones y criaturas fantásticas para proteger el reino. Brujas terribles, malvados hechiceros, dragones, ogros, arpías, objetos mágicos, viajes a tierras lejanas, sociedades misteriosas… todos los elementos que suelen estar presentes en cualquier historia de fantasía.

En 2015 llegaría la primera entrega de la saga después del lanzamiento, hace la friolera de diecisiete años, de King’s Quest: Mask of Eternity. Con el escueto nombre King’s Quest, sin la participación de Roberta Williams en su desarrollo, con un modelo de negocio por episodios y en manos de una empresa casi desconocida como The Odd Gentlemen (aunque son los responsables de Wayward Manor, el juego que cuenta con la participación del mismísimo Neil Gaiman), las expectativas no eran demasiado altas. Pero ¿qué nos vamos a encontrar?

Las desventuras del joven Graham

A Knight to Remember - Montura
Esta nueva entrega de la serie no es el siguiente capítulo de las aventuras del rey Graham ni un remake de la primera entrega, sino una reimaginación de la historia creada ya hace más de treinta años por Roberta Williams. La historia comienza con un Graham muy mayor contando a su nieta las aventuras que lo llevaron a convertirse en rey de Daventry y con un prólogo que sirve como declaración de intenciones y mensaje muy claro a los aficionados más acérrimos: un joven caballero Graham metiéndose en un pozo para recuperar el espejo de Merlín de las garras de un dragón. Estos primeros compases de la aventuras sirven para dejarnos claro por dónde van a ir los tiros: este nuevo King’s Quest no es un juego clásico point and click, sino una aventura gráfica en tres dimensiones en la interactuamos con los objetos que nos rodean mediante comandos automáticos.

A Knight to Remember - Gráficos
No es algo nuevo, y va muy en la línea de que lleva haciendo Telltale los últimos años o ha hecho Dontnod Entertainment con otra de las grandes aventuras del año, Life is Strange (que por cierto, sale en físico este mes). Y sí que difiere mucho de enfoques más clásicos como podrían ser los Deponia de Daedalic Entertainment, los The Book of Unwritten Tales de King Art Games o las aventuras pixel art de Wadjet Eye Games. En este nuevo King’s Quest sí que se nota un descenso importante de la dificultad, al menos si lo comparamos con los juegos más complicados del género, pero también se nota un esfuerzo para que los jugadores encuentren su propia manera de resolver los puzles que nos plantea el juego, y también que lo hagan en el orden que prefieran. Esto, unido a las partes con Quick Time Events y a otras con más acción como carreras o persecuciones, hacen que la experiencia sea más variada que de costumbre.

A Knight to Remember - Caballeros
En lo narrativo es donde el juego muestra sus verdaderas virtudes: la aventura está narrada por el anciano rey Graham mientras su nieta Gwendolyn le va cuestionando, rebatiendo y haciendo preguntas sobre las acciones y las decisiones que los jugadores vamos tomando en el pasado. Unido al genial trabajo de los actores de doblaje (en inglés, claro), crea un ambiente mágico y de cuento de hadas que es insuperable. Este primer episodio de la aventura está dividido en actos, tantos como pruebas tiene que superar el joven Graham para llegar a convertirse en caballero. El rey Edward está en las últimas y no quiere acabar su vida sin herederos, por lo que el torneo de este año tiene un premio un tanto especial: quien sea capaz de vencer en las pruebas de fuerza, velocidad e inteligencia se convertirá en el heredero del trono de Daventry y en el nuevo rey cuando fallezca Edward.

Quizá en lo técnico sea donde el juego flojee un poco. Se nota que estamos ante un juego más humilde de lo que podría parecer y los modelados de los personajes y las animaciones no están a la orden del día, pero todo ello se ve paliado por el increíble esfuerzo artístico que hay detrás. La impresionante y característica paleta de colores que dibuja Daventry, los escenarios muy cuidados y, como era de esperar, el atuendo y el más que mítico sombrero de Graham consiguen que nos olvidemos del escueto apartado técnico y alguna que otra ralentización que hemos sufrido a lo largo de este primer episodio (por lo menos en la versión de PlayStation 4).

A Knight to Remember - Dragón
¿Ha vuelto King’s Quest? Sin duda. A Knight to Remember es la prueba viviente de que se puede ser fiel a una saga sin destrozar el legado y adaptándola a las nuevas modas de la industria. Es un comienzo más que notable para una aventura que promete mucho y que seguro que nos va a dar más de una alegría a lo largo de los cuatro capítulos que nos quedan por delante. Dadle una oportunidad, que no os arrepentiréis. Pero eso sí, sabed que por ahora el juego está en perfecto inglés. El primer episodio (que os durará unas cinco horas) está gratis ahora mismo para los usuarios PlayStation 4 con PS Plus y al ridículo precio de 0,99 € en las ofertas navideñas de Steam para usuarios de PC.

Sinopsis

King's Quest: A Knight to Remember

El rey Graham ha vivido muchos años y devuelto al reino de Daventry la gloria de antaño. En sus últimos días, el viejo rey se dedica a contar sus aventuras a su nieta Gwendolyn. Todo comienza cuando un joven e inexperto Graham viaja al reino de Daventry con la idea de superar el gran torneo del rey Edward y convertirse en su heredero.

Inicia sesión y deja un comentario