Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Steins;Gate, o cómo viajar en el tiempo a lomos de un microondas

Steins Gate Destacada

La novela visual de 5pb. y Nitroplus ya se puede jugar en PlayStation 3 y PS Vita.

La historia de Steins;Gate es toda una montaña rusa impulsada por el éxito. El videojuego vio la luz por primera vez en el año 2009 para Xbox 360, y un año después saldría para ordenadores personales antes de dar el salto a PSP, iOS, Android, PlayStation 3 y la versión que nos ocupa, la de PS Vita lanzada en Japón en marzo de 2013 y en Europa en junio de 2015, gracias a la distribuidora BadLand Games. Y no solo eso, porque Steins;Gate también ha tenido una adaptación animada de veinticuatro episodios más una OVA emitidos en 2011, un manga con varios spin-off y varios videojuegos más. Una larga lista de productos relacionados que parten del título original del que hablaremos a continuación. ¿Por qué tanto revuelo? Veámoslo.

Las muchas vidas de Rintaro Okabe

SteinsGate Personajes
Vamos a ser sinceros: hay premisas y premisas, pero la de Steins;Gate se lleva la palma y se convierte instantáneamente en uno de sus principales atractivos. El juego está protagonizado por Rintaro Okabe, un excéntrico que se autodenomina científico loco y es fundador del Future Gadget Laboratory (una especie de club que se dedica a desarrollar experimentos inútiles) en el barrio de Akihabara en Tokio. El chico es un estudiante de primer año de universidad, algo paranoico y muy interesado en los viajes en el tiempo. La historia comienza cuando Rintaro acude junto a su compañera Mayuri Shiina a una conferencia sobre el tema y allí, en extrañas circunstancias, se encuentra con el cuerpo muerto de la joven Kurisu Makise en un charco de sangre. Pero algo cambia a su alrededor y poco después descubre que Kurisu está viva y es toda una eminencia en el campo de la física. De hecho, es la encargada de dar la charla.

Este extraño acontecimiento no hace sino avivar la paranoia del estudiante, lo que lo lleva a investigar lo ocurrido hasta descubrir la verdad. Y la verdad, contra todo pronóstico, es que el último invento del Future Gadget Laboratory es un microondas capaz de enviar correos electrónicos al pasado y cambiar así los acontecimientos que tienen lugar en el futuro. Rintaro es el único que es capaz de darse cuenta de estos cambios en el espacio-tiempo, y poco a poco descubre que su paranoia no era tan infundada como muchos habían pensado hasta el momento, ya que parece que una organización que es capaz de enviar personas (no solo mensajes) al pasado anda detrás de él. A partir de aquí, sin ánimo de destripar mucho más, la historia de Steins;Gate se convierte en un ejercicio de conspiranoias y viajes en el tiempo tan enrevesada como cabría esperar de una historia de este tipo nacida en Japón.

Una novela visual, con todo lo que ello conlleva

SteinsGate Jugabilidad
A nivel jugable es quizá donde mucha gente se encuentre con la mayor barrera del título. Y es que Steins;Gate pertenece al género de las novelas visuales, muy presente en la Tierra del Sol Naciente pero no tan común para los jugadores occidentales. Una novela visual es a grandes rasgos de una novela, una historia contada con los recursos audiovisuales que proporciona el mundo de los videojuegos. Hay muchos diálogos, partes en las que se desarrolla la trama y unas pocas escenas animadas. Todo ello mientras el papel del jugador (por llamarlo de alguna manera) queda relegado a pulsar un botón para saltar los diálogos y las escenas. Este último punto es de los pocos que suele variar, de hecho. En el caso de Steins; Gate, los jugadores podremos decidir si leer y responder los mensajes que llegan al teléfono móvil de Rintaro, lo que hará que la trama vaya por uno u otro derrotero. Esto resultará en los seis finales que puede tener la historia del juego, aunque hay un final «verdadero» que se considera canon para la historia.

Y todo esto nos lleva al segundo gran problema del título (o el primero, en caso de que os guste mucho leer y ya supierais lo que es una novela visual): el idioma. Por desgracia, Steins;Gate se encuentra perfectamente traducido del japonés al idioma de Shakespeare, y es así como se ha comercializado en España. En muchas ocasiones es bastante complicado seguir la trama enrevesada del título sin tener al menos un nivel aceptable de inglés, así que tampoco podemos asegurar que sea un juego con el que practicar vuestras habilidades con el idioma. Una pena, pero comprensible si tenemos en cuenta el público tan limitado que va a tener un título tan poco comercial en occidente como este, y el desembolso ingente que habría que hacer para traducir todo el texto de un juego de estas características.

Buena ciencia ficción en forma de videojuego

SteinsGate Jugabilidad 2
Salvando estos inconvenientes que acabamos de comentar, el juego cuenta una historia de ciencia ficción muy entretenida e intrigante que se va desarrollando a buen ritmo y ue os tendrá enganchados a la pantalla de vuestra consola por lo menos durante treinta horas. El ritmo flaquea en alguna ocasión y siempre hay que tomarse una partida a Steins;Gate como si estuviéramos sentados delante de una novela, pero en general habrá pocos momentos en los que el juego nos sature tanto como para querer dejarlo apartado.

En cuanto a la interactividad del jugador en la historia, como hemos comentado antes, es bastante superficial y aunque haya seis finales diferentes a los que llegar, la trama se bifurca en puntos muy concretos. Podremos decidir en muchísimas ocasiones si leer o contestar los correos electrónicos que recibe Rintaro en su móvil, pero muy pocos de ellos serán los realmente interesantes para cambiar los acontecimientos finales.

Steins;Gate - Pistolas
No me gustaría cerrar la reseña sin aplaudir la profundidad de la trama ciencia ficción que se nos narra. No estamos ante una novela de Greg Egan ni nada por el estilo, claro, pero la historia es muy exhaustiva en los detalles y las particularidades físicas de los viajes en el tiempo. La personalidad del protagonista también ayuda mucho a que se profundice en las consecuencias morales del descubrimiento y, al mismo tiempo, todo está aderezado con un humor japonés muy refrescante que sienta bien al conjunto.

En definitiva, si se sabe de antemano el tipo de producto del que se trata, Steins;Gate es una experiencia más que recomendada para todos los aficionados a la ciencia ficción, la estética de la animación japonesa y la historias intrincadas con un grupo de personajes variopinto y con mucha química entre ellos. Y por qué no, también tiene un microondas capaz de mandar correos electrónicos al pasado. ¿Qué más se puede pedir?

Sinopsis

Steins;Gate

Cuando unos científicos adolescentes descubren la forma de enviar mensajes al pasado, desencadenan sin querer una serie de acontecimientos que altera su futuro. ¿Puedes cambiar el rumbo del destino y salvar a tus seres queridos?

Inicia sesión y deja un comentario