Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

The Cave, de Ron Gilbert

Ron Gilbert vuelve con un juego sencillo y jugable.

El esperadísimo regreso de Ron Gilbert —autor de casi todos los clásicos de la aventura gráfica, desde Maniac Mansion hasta Indiana Jones and The Last Crusade pasando por The Secret of Monkey Island, Monkey Island 2 y el delirante Day of the Tentacle— combina el point’n’click, las plataformas, un cooperativo para una sola cabeza (al estilo Lost Vikings) y la pasión por el puzle descabellado que ya es algo así como marca de la casa. La marca de la casa Gilbert. Lo que hace que jugar no sea solo una aventura, sino también la mejor manera de reírse de uno mismo (es un clásico el asunto de la motosierra sin gasolina de Maniac Mansion). The Cave no es una excepción en este sentido, aunque el humor aquí lo suministra La Cueva en cuestión, la única que habla, porque el resto de los personajes (y estamos al mando de tres de ellos, no solo de uno) son mudos, se limitan a obecedernos y a tratar de combinarse para resolver los esta vez no tan descabellados puzles made in Gilbert. El jugador acostumbrado a vérselas con este tipo de juegos no tardará más de cuatro horas en acabarlo, y sin necesidad de recurrir a pista alguna

Pero situémonos. ¿Qué hacemos en la cueva? ¿Qué demonios es en realidad La Cueva? La Cueva es un parque de atracciones subterráneo que lleva demasiado tiempo sin recibir un solo visitante porque, quién sabe, puede que esté harto de ellos y se haya vuelto a propósito decididamente peligroso. Así que el único que lo habita (o el único que parece habitarlo, porque una vez nos internemos descubriremos que en él se alojan todo tipo de extraños empleados, desde mineros salvajes hasta padres de princesas dispuestos a someter al visitante a duras pruebas de hombría) es el dependiente de la tienda de recuerdos que hay justo en la entrada. Pero antes de conocerle, deberemos elegir tres de los siete personajes que queremos que formen nuestro peculiar equipo. Y tendremos que elegir entre una aventurera que busca un tesoro, un monje que pretende convertirse en un sabio maestro, un paleto que lo único que quiere es que le quieran, la viajera en el tiempo que debe solucionar un problema del futuro, una científica que quiere hacer historia descubriendo nuevas fórmulas, un torpe caballero rescataprincesas y un par de gemelos malvados que quieren matar a sus padres. Cada uno de ellos tiene su propia habilidad única y un escenario propio al que solo podremos acceder si forma parte de nuestro equipo. De ahí que para completar el juego (para tener acceso a todas las escenas) tengamos que jugarlo tres veces, cosa que no resulta nada pesada, pues el juego muta en función de nuestra elección y, aunque los puzles se parezcan, nunca son los mismos. Eso sí, el fin es el mismo: salir de la cueva.

Aunque a años luz de las mejores producciones de Gilbert, The Cave es, sin duda, una de las mejores aventuras gráficas (tal vez la mejor, aunque hay que tener en cuenta que no es una aventura gráfica al 100%, porque la cosa hubiese ganado, y mucho, si los personajes hablaran además de escuchar a la Omnipresente Cueva) que pueden encontrarse en los catálogos de Playstation 3, Xbox 360 y Wii U. Es cierto que la versión PC resulta algo limitada porque, obviamente, el juego está pensado para ser jugado sobre todo en consola. Se echa de menos una mayor elaboración argumental y, en cierto sentido, una mayor dificultad, aunque la fidelidad de Gilbert a sí mismo garantiza no solo una jugabilidad a prueba de bombas (en este caso, literales) sino la certeza de que el ingenio es la mejor arma con la que cuenta cualquier fan del género. Así que, aunque lamentemos la sencillez de la mecánica y el resultado (porque prefiramos el barroco retorcido de Day of the Tentacle), no dejamos de maravillarnos ante cada nueva creación del que fuera el chico de los recados de LucasArts.

Sinopsis

The Cave

Siete personajes traídos de los confines del espacio y el tiempo han llegado a La Cueva, un parque de atracciones subterráneo abandonado... y parlante. El jugador deberá combinar las habilidades de tres de los siete para lograr que escapen de La Cueva y se encuentren a sí mismos.

Inicia sesión y deja un comentario