Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

The Mighty Quest for Epic Loot, saqueando tesoros como en los viejos tiempos

Matar monstruos y apoderarnos del botín ajeno es una tarea tan relajante como lucrativa en el último juego de Ubisoft.

Que levante la mano quien pueda resistirse a la tentación de saquear el botín de mazmorras ajenas. Yo desde luego que no, y cuando hago doble clic en el icono de The Mighty Quest for Epic Loot ya sé que acabaré con un poco más de oro y cristales mágicos en mi cámara del tesoro. Porque de eso va uno de los últimos juegos de Ubisoft, un programa que, bajo la premisa de un entorno multijugador, conjuga elementos clásicos del hack and slash, el mazmorreo y la estrategia en tiempo real. Haciendo honor a títulos de épocas pretéritas (va, no tanto) como Dungeon Keeper —clasicazo donde los haya, aunque corred a por el original en vez de ese engendro que han perpetrado para dispositivos móviles—, Overlord o el más reciente Dungeons, tendremos a plena disposición la administración de nuestro propio castillo, y a ver quién es el guapo que se atreve a cruzar sus puertas y salir de una pieza.

The Mighty Quest for Epic Loot, imagen
El concepto de juego es sencillo: rehabilitar un castillo y trufarlo de trampas y salas, pero también de monstruos. Para ello Ubisoft ha recurrido a la mecánica de la estrategia en tiempo real, donde con una serie de menús y opciones diversas podemos subir de nivel nuestros cachivaches, criaturas y trampas, pero también el corazón de la mazmorra, objeto que (desde Dungeon Keeper y luego en Dungeons) se convierte en algo crucial a la hora de construir mazmorras en cualquier juego del estilo que se precie. En ese aspecto, The Mighty Quest for bla bla bla es muy asequible para todo tipo de jugadores, pues es sencillo, intuitivo y muy visual. Se accede a todos los menús sin ninguna complicación, tan solo preocupándonos de cómo quedará el castillo y si para los demás jugadores resultará difícil sortear sus trampas y recovecos. Hay que reconocer que el grado de personalización no es tan completo como el de Dungeons o Dungeon Keeper, pero tiene su miga.

Y el núcleo del juego es en realidad esa faceta: la de construir, subir de nivel cada elemento del castillo y que otros jugadores entren para valorar su dificultad, salgan indemnes con sus tesoros y de paso nos dejen con ganas de venganza. Porque en el apartado «Battle log» aparecen todos los usuarios que nos han atacado, y podemos vengarnos de ellos entrando inmediatamente en sus propios castillos para saquearlos. En otras palabras, se trata de un juego online masivo multijugador en el que los castillos de la gente están visibles, quedando a nuestra plena disposición para poder visitarlos cuantas veces queramos en esa misma sesión. Pero ojo, en caso de que queramos ensañarnos especialmente con alguien, el tesoro del final estará protegido; ¡habrá que darle un respiro!. Ni que decir tiene que también podemos echar el rato con los castillos de nuestros amigos o familiares, y ver qué cara se les queda cuando sorteemos sin sudar una gota todas las trampas maestras y criaturas terribles que tanto tiempo les ha costado colocar. Razón de más para que se esfuerce lo suyo en hacer algo que merezca la pena para nuestro brillante personaje, ¿no?

The Mighty Quest fot Epic Loot, Choose your hero
Pero ¿cómo se saquean los castillos ajenos, o el nuestro propio si queremos comprobar si vale la pena? También muy fácil. Desde que creamos nuestra cuenta para el juego, tenemos a nuestra elección cuatro tipos de personaje (el mago, el guerrero, el ladrón y la outlander), cada uno con sus diferentes habilidades, aspecto y frases recurrentes y sumamente locuaces. En el mundo donde estemos en ese momento —se presentan con dificultad ascendente y jefe final incluido—, pinchamos en el castillo de nuestra elección que queramos despojar de su botín, y como si de un Diablo se tratase manejamos a nuestro personaje en tercera persona, empleando hechizos, armas a distancia o cuerpo a cuerpo, habilidades especiales y pericia para sortear trampas y demás. Al principio los castillos serán pan comido, pero una vez comencemos a progresar en el juego la curva de dificultad irá en aumento y nos darán para el pelo en más de una ocasión (y de dos… y de tres, admitido). Hay mucha gente enganchada al juego por el mundo, y eso se nota en la dificultad que plantean algunos castillos llenos hasta arriba de trampas y criaturas duras de pelar.

Gráficamente el juego me ha parecido notable teniendo en cuenta que es online (y lo poco que ocupa en disco duro si se compara con otros juegos de parecida carga gráfica). Efectos como el fuego, los rayos de energía, la iluminación o la animación de los personajes están más que correctamente conseguidos; mención especial para la introducción, que parece salida de una peli de Shrek. Sonoramente está muy bien poder escuchar las frases particulares de nuestros personajes para cada momento, por no mencionar la banda sonora. La música que acompaña a The Mighty Quest for todo lo demás es épica, rimbombante y nos dará la impresión de ser terriblemente exagerada, ¡sobre todo porque no hace falta tanto bombo y platillo para hacernos sentir como héroes al matar a un sapo de nivel uno!. Pero ay, esa es la gracia del juego, porque The Mighty… eso está impregnado de un tono de parodia que se traduce en animaciones graciosas, criaturas demasiado extravagantes y trampas raras para estar en una mazmorra seria (como el general pollo gigante o las ruedas de hámster, aunque también hay bichos clásicos como los dragones, los ogros y los esqueletos), o el mismo tono de la introducción, donde se nos explica que el reino de Opulencia se ha pasado de listo y es un vergel para los ricos, donde cada uno se ha construido su propio castillo y claman para ser saqueados.

The Mighty Quest for Epic Loot, combate
Eso sí, aunque el juego sea divertido, no deja de parecer diseñado con vistas al juego casual, es decir, para matar el rato y a otra cosa, además de que resultan muy repetitivas las mazmorras que visitamos y la mecánica de mejorar elementos de nuestro castillo y acudir a los de los demás. Puede que no sea apto para todos los jugadores (por esa mecánica repetitiva), pero sabiéndolo de antemano basta con no abusar del juego, porque podemos entrar cuando queramos sin que la cuenta caduque o nos quedemos sin castillo. El juego, por otra parte, está en perfecto inglés (tanto voces como textos, aunque no es difícil para quien se sepa manejar en la jerga de los juegos), y lo mejor de todo es que ahora mismo se encuentra en beta abierta, por lo que es totalmente gratuito y parece que lo seguirá siendo por mucho más tiempo. En un juego de estas características no podemos pedirle peras al olmo y, aun con sus limitaciones, resulta un juego divertido que engancha mucho, de los que animan a picarse cuando nos ataque algún rival y nos hacen decir cosas como: «¡Va, visito un castillo más y me voy a dormir!».

Y va siendo hora de terminar esta reseña y darle un repaso a mi castillo, mirar la lista de enemigos y ver si puedo arañar un poco más de oro de sus arcas usando a mi ladrón arquero con pájaro incorporado. The Mighty Quest for Epic Loot se añade irremediablemente a esa larga lista de videojuegos que dependen de nuestras visitas regulares para hacer que el juego funcione. Las compañías lo saben y quieren acabar a toda costa con nuestro tiempo libre. Pero eso lo sabemos de sobra y aún así nos divertimos, ¿no? Pero antes de terminar (ya de verdad), aquí os dejo una versión rapera del pegadizo tema principal del juego, ¡y que conste que acabo de avisar que es pegadizo! It’s… the… mightiest quest, are you ready for the test, la la la…

Sinopsis

The Mighty Quest for Epic Loot

The Mighty Quest for Epic Loot es un juego gratuito para PC que lanza a los jugadores a un estrafalario mundo llamado Opulencia donde las riquezas, el estatus y las fanfarronadas están a la orden del día.

Seguir: Mazmorreo | Ubisoft

Inicia sesión y deja un comentario